Shapewear

¡Tus medidas no te definen!

 

Vivimos en una pelea constante entre lo que vemos, lo que comemos, lo que nos ponemos y el cómo “deberíamos vernos, que deberíamos comer y que deberíamos ponernos”, nos hemos detenido a pensar ¿Qué importa?

Sí, que importan todas esas cosas de las que nos llenamos la cabeza, la vida y en conclusión el corazón, desde muy pequeñas hemos sido expuestas a estereotipos de género, belleza, inteligencia y hasta de clases, es como si, desde que llegamos a este mundo, estuviéramos destinadas a ser justo lo que un número específico de personas creyeron que era “lo correcto” y casi que nos obligan a encajar en ese molde, que en la mayoría de ocasiones es prácticamente imposible de llenar. Lo más preocupante es que pasamos la vida intentando llenar el molde a cambio de nuestro amor propio.

Hoy no te habla una marca, hoy soy una mujer real, con miedos, con inseguridades, con defectos, autocriticas, autocuestionamientos y autocastigos, en los momentos que me he descubierto, maltratando mi apariencia con palabras, duras, ofensivas y que se han implantado en mí por el mismo descontento que la sociedad me ha impuesto.

 Soy una mujer real en frente de una pantalla, escribiendo para otras mujeres reales detrás de una pantalla. No necesitamos pasar nuestros días intentando que el vestido se nos vea como a la chica de la revista en la que lo vimos, no tenemos que desear tener el cabello de otro color, de otra manera, ni desear ser algo o alguien que no somos, la vida sería más fácil de vivir y nosotras mismas seriamos mucho más felices, si solo pudiéramos ver, apreciar y valorar lo que somos, sin más, sin menos.

Tú no vales por los 90,60,90 cm, que los reinados de belleza te hicieron creer que son las tallas perfectas, tú vales por quién eres, por el amor que te das y le das a los demás, por los días en los que tu mamá, tu hermana, tu amiga, tu gente ha necesitado un abrazo y sin esperar nada a cambio se los has brindado, tú vales por el simple hecho de estar aquí, intentando cumplir tus sueños y tus proyectos.

Recuerda esto: ¡Tus medidas no te definen y los estereotipos mucho menos!